MENSAJE PARA EL DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

MENSAJE PARA EL DÍA DE LA VIDA CONSAGRADA

2 de febrero de 2017

 

Nos unimos hoy a toda la Iglesia en la oración por las mujeres y los hombres – Hermanas y Hermanos – de la vida consagrada. Especialmente solicitamos las bendiciones de Dios para los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

La celebración de la vida consagrada es una buena ocasión para recordar que Dios nos invita a profundizar progresivamente nuestra relación con Él y a revitalizar nuestra actividad ministerial. “… Sería un error creer que el contenido de nuestra misión queda fijado (para siempre) en un cierto momento de nuestra vida” (Circular 412, página 80). Por eso nos esforzamos por ser conscientes de las dificultades que nos esperan y estamos dispuestos a responder, gozosa y creativamente, a las sucesivas llamadas de Dios en las diferentes etapas de nuestra existencia.  (Cf. Regla 32.1)

Jesús nos invita continuamente a la conversión, a una renovada comprensión de nosotros mismos y a nuevas formas de anunciar el Evangelio a los pobres. El Espíritu Santo nos impulsa a discernir, con nuestros Hermanos en comunidad, la mejor manera de inspirar a nuestros alumnos y Colaboradores para que sean radiantes testigos de la esperanza cristiana.

Oremos para que el Espíritu Santo llene nuestros corazones y los corazones de todas las mujeres y hombres consagrados con el fuego de su amor, de modo que todos sigamos siendo colaboradores comprometidos y gozosos con Jesucristo en revelar el Reino de Dios a todos, especialmente a los pobres – los preferidos de Dios.

 

Hermano Robert Schieler, FSC
Superior General

This post is also available in: en fr it

Share This Post