Madagascar – La Familia Lasaliana del Distrito, en Mantasoa, y la reforestación

Madagascar – La Familia Lasaliana del Distrito, en Mantasoa, y la reforestación

En su encíclica, el Papa afirma claramente que “el hombre es el principal responsable del cambio climático”. La Familia Lasaliana del Distrito, consciente de la sequía que sufre nuestro país y el mundo actual, respondía favorablemente a la llamada lanzada por el Taller de los Hermanos, en Mahamasina, en favor de la reforestación de Mantasoa, sobre el terreno de los Hermanos. “Como nosotros utilizamos los árboles para el funcionamiento del taller, es pues muy importante por nuestra parte el reforestar” afirmó el Director del Taller de los Hermanos durante su discurso, antes de proceder a la plantación de árboles.

Actualmente, conocemos la escasez, incluso la insuficiencia de la lluvia no solamente para las necesidades del campo sino también para la electricidad, lo cual supone el corte de energía durante largos periodos. ¿Existe alguna relación entre los árboles y la lluvia? La respuesta es positiva. Durante toda su vida, un árbol absorbe a través de sus raíces 11,4 millones de litros de agua, que posteriormente libera en la atmósfera bajo forma de vapor de agua. Ello permite mantener la humedad del bosque y la cantidad necesaria para la vida. Cuantos más árboles se talan, menos lluvia existe.

En la actualidad se observa un proceso de desertización en ciertas regiones fuertemente deforestadas por las industrias madereras. Cada hora, más de 10 hectáreas de tierra (es decir el equivalente a más de 20 campos de fútbol) se transforman en desierto de forma irremediable. A ese ritmo, la Tierra parecerá un inmenso desierto de aquí a algunas decenas de años, y los bosques de la Amazonia habrán desaparecido totalmente. Por esa razón el Papa decía que: “Existen firmes pruebas científicas de que los factores humanos causan grandes daños no solamente a la naturaleza misma, sino también a las vidas, especialmente de los más pobres”.

Por eso considera indispensable reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases altamente contaminantes. Así pues, es indispensable para la Familia Lasaliana del Distrito plantar árboles; en consecuencia los entusiastas Lasalianos procedieron a la plantación de 1.200 plantas de eucaliptus. Reforestando estratégicamente los bosques podríamos atraer la lluvia hacia nuestras regiones desérticas y áridas como la del Sahel africano, donde la sequía ha arrasado los cultivos durante años provocando la hambruna. La tierra es nuestra casa común. Así pues, como muestra de respeto hacia esa hermosa casa que nos sostiene, que nos hace vivir, debemos protegerla y cuidarla.

Hermano Jean Marc
Distrito de Antananarivo

This post is also available in: en fr it

Share This Post