Scampia: Comienzo del undécimo año de IO VALGO, una escuela lasaliana de segundas oportunidades

Scampia: Comienzo del undécimo año de IO VALGO, una escuela lasaliana de segundas oportunidades

Y el Señor vio que todo era bueno. Pasó una tarde, pasó una mañana, el primer día.

Así es como Génesis habla sobre la creación, y fue con el mismo sentimiento de un corazón esperanzado como nosotros también comenzamos el undécimo año de nuestra escuela de segundas oportunidades.

Hubo emoción en los ojos de aquellos que vinieron por primera vez al colorido CasArcobaleno [Rainbow House]. Algo diferente estaba ocurriendo, no solo en el exterior sino también en el interior de cada niño o niña. Comenzaba un nuevo mundo, con nuevas posibilidades que chocaban con la vieja vida aburrida que pasaba entre la cama, el sofá, la playstation, saliendo con algunos amigos o encadenados al poder agotador del teléfono móvil, que desde un punto de la vista da acceso un mundo muy amplio, pero desde otro punto de vista es un mundo extremadamente limitado y cerrado.

Esta fue la nueva creación de la persona, […] actuando como co-creadores de nuestro propio desarrollo, descubriendo maravillas, hambrientos de sorpresas y llenos de curiosidad, “estar en el interior” como protagonistas y compañeros en un viaje.

La inauguración de IO VALGO se llevó a cabo después de innumerables reuniones, al menos cuatro con cada familia para conocerlas por completo y mostrar la preocupación por responder a las necesidades reales de sus hijos. Antes de seleccionar a los niños y aceptarlos en la escuela, queríamos hablar con ellos individualmente y escucharlos en entrevistas personales, dos de nosotros con cada uno de ellos. Queríamos mostrar que los percibimos como adultos y los tratamos como tales. Eso sirve para resaltar la responsabilidad en ellos y también su confianza, lo que los lleva a hacer un análisis honesto de su experiencia personal de la escuela y la voluntad de enfrentar una nueva empresa.

Nos impresionó la actitud positiva de los padres, su aliento general y la forma en que entendieron los objetivos del proyecto IO VALGO. Como dijo un padre, “Sí, lo entiendo completamente. ¡Sois una comunidad!”

La imagen invocada en la inauguración fue la de un camino que ellos recorren. El papel de la escuela era proporcionar señales, las familias debían ser “fuentes vivificantes para saciar la sed”, mientras que los miembros del personal debían ser “el puente” para ayudarlos a cruzar el terrible abismo que se había abierto en su camino.

Por lo tanto, sería nuestro esfuerzo conjunto crear un nuevo paisaje interior para los niños que no solo fuera cultural y educativo. Esto nos implicaría a todos, porque todos nos transformamos desde la entrevista al darnos cuenta de que habíamos vislumbrado el Amor que nos trasciende como individuos y las limitaciones de nuestras relaciones afectivas.

Hermano Enrico Muller, FSC
El artículo completo está disponible en www.lasalleitalia.net
Texto libremente adaptado para www.lasalle.org por Ilaria Iadeluca, Servicio de Comunicaciones, Instituto FSC, Roma.

This post is also available in: en fr it

Share This Post