El Hermano Schieler en las escuelas de Roma: “Laicos y Hermanos, una pasión educativa compartida y rica de futuro”

El Hermano Schieler en las escuelas de Roma: “Laicos y Hermanos, una pasión educativa compartida y rica de futuro”

Etapa romana de la visita del Superior General: la mañana del 22, en el Instituto Pío XII; la tarde, en la Escuela La Salle en Cole La Salle; el martes 23, en el Instituto De Merode de Plaza de España y en el Instituto Villa Flaminia. Se encontró con miles de jóvenes y cientos de docentes, además de las familias y el personal auxiliar.

“Estamos presentes en 80 países del mundo; somos una gran fuerza para hacer el bien y son ustedes quienes dan el impulso”, dice en su diálogo con los estudiantes de bachillerato en el Instituto De Merode. “Veo esperanza y futuro, relaciones interpersonales fuertes en todos los lugares del mundo que visito y me siento siempre en casa, aunque no entienda la lengua. Para mí, esto es lo que significa ser lasaliano”. Luego se refirió a nuestro carisma, nacido en el siglo XVI: “La idea de la amistad y las relaciones auténticas entre maestros y alumnos es nuestro punto fuerte, además de la comunidad. Entre nuestras escuelas de Turquía, Egipto, Estados Unidos e Irlanda hay más semejanzas que diferencias: los estudiantes se acercan para hablar contigo y están comprometidos en actividades sociales y de voluntariado. Yo estudié en una escuela lasaliana. Definitivamente nunca imaginé lo que habría de vivir en el futuro”. Luego nos invitó “a hacernos prójimo de los demás, a reconocer su dignidad; a no quedarnos en la superficie, sino ir a lo profundo; a preguntarnos qué podemos hacer por aquellos que no tienen los recursos necesarios para vivir con dignidad”.

El encuentro con los alumnos del De Merode que están comprometidos en proyectos de voluntariado fue particularmente intenso. “Se trata del 25% de los alumnos del Instituto” – dice el profesor Andrea Sicignano, coordinador de las diferentes iniciativas. “Hemos comprendido que debemos ser en primera persona el cambio que deseamos” – dice Rossana al referirse a su compromiso con el movimiento juvenil lasaliano, el cual, entre otras cosas, organizó este año el Día de la Paz. “Aquí aprendemos no sólo nuevas competencias, sino humanidad” – añade. Hubo gran cantidad de testimonios y fotos sobre los distintos servicios con los cuales los alumnos están comprometidos: la escuela de segunda oportunidad de Scampia, el programa postescolar de Torre Angela, la escuela de Bargiana, la distribución de ropa y alimentos a las personas sin techo, la cooperación con Cáritas y el teatro con los chicos diversamente hábiles del Instituto Vaccari. Compartieron también la experiencia del viaje a los Estados Unidos, un poco contracorriente, durante el cual aúnan el estudio y el servicio “para aprender a no quedarnos en las apariencias, sino comprender a la persona que está sentada a nuestro lado, abrir el corazón, apreciar lo que hemos recibido, compartir y vivir las actividades como una oportunidad – sin importar cuán pequeña sea – para cambiar la vida, nuestra y de los demás” – según cuentan varios alumnos.

En el Colegio San José, nuevamente la asociación de padres agradeció “por la oportunidad de participación que se brinda a los padres – quienes, entre otras cosas, han organizado un coro que recoge fondos para la escuela lasaliana de Scampia – por la atención a la justicia y a los valores, por el clima positivo y sereno de la escuela”. También expresaron su agradecimiento la Asociación San Vicente del De Merode, que lleva 35 años de actividad, y los exalumnos, “brazo laico de los Hermanos en el mundo”. “Hay que recoger todos estos testimonios” – fue la exhortación final del Hermano Schieler. “Han hablado sobre el cambio que ha tenido lugar en ustedes. Se trata de un proceso que conlleva riesgos: cuando te embarcas en una experiencia de voluntariado, nunca sabes adónde te conducirá. ‘Ser para los demás’ no significa hacer cosas sencillas que no implican esfuerzo, sino ofrecer un maravilloso testimonio del evangelio”.

La visita al Instituto Villa Flaminia comenzó con una bienvenida festiva en la escalinata y un recorrido por el centro. “¿Nuestra escuela? Es una segunda familia” – dicen los alumnos de primaria – que suman 450 y cuentan con 40 maestros bajo la coordinación de Salvatore Santoro, el único Hermano que trabaja en primaria. “Es particularmente evidente la colaboración y la misión compartida entre hermanos y laicos. El Superior General la percibe como un factor importante de crecimiento para el presente y el futuro de la misión lasaliana en Italia” – dice el Visitador Provincial, Hermano Achille Buccella. La visita incluyó el comedor para los pobres, donde cada día los padres de familia y los alumnos ofrecen un servicio de comida caliente a unas 120 personas y víveres a quienes están en dificultad. Por las tardes, un grupo de alumnos brinda atención postescolar gratuita a los niños de la zona.

“Además de verificar que el programa definido como organización internacional en el Capítulo del 2014 para un periodo de siete años se esté desarrollando concretamente, la visita pastoral – dice el Hermano Robert – me permite comprobar una y otra vez que la educación lasaliana es una experiencia global. ¿El futuro? Presenta más oportunidades que dificultades. Por todas partes veo el mismo espíritu y encuentro hombres y mujeres llenos de pasión educativa”.

Laura Galimberti www.lasalleitalia.net
Adaptado del texto original de Ilaria Iadeluca – Servizio Comunicazioni Istituto Fratelli delle Scuole Cristiane (Roma)

 

 

 

This post is also available in: en fr it

Share This Post