Lasalianos de corazón

Lasalianos de corazón

Nuestros corazones arden dentro de nosotros

 

“No es suficiente navegar con seguridad;
hay que llegar a puerto”.
(MF 164.3.1)

 

El Trigésimo Centenario de la pascua de San Juan Bautista de La Salle a la vida eterna y la celebración del Año de las Vocaciones Lasalianas nos ofrecen la oportunidad de comprender que estos años de vida lasaliana han sido un regalo de Dios, a través del cual renovamos nuestro compromiso en nuestra misión educativa y evangelizadora.

Somos como los Discípulos que, de camino a Emaús, experimentan momentos de cambio en sus vidas. Cada persona se mueve con un ritmo diferente, enfrentando aspiraciones y circunstancias. Juntos avanzamos por asociación, descubriendo que Dios camina cerca de cada Lasaliano. ¡No estamos solos! Y aquellos que viven a nuestro alrededor pueden ayudarnos a descubrir a Jesús a nuestro lado. Si queremos crecer, debemos caminar juntos con alguien, compartiendo nuestras vidas.

“Un corazón, un compromiso, una vida”. Así es como Juan Bautista de La Salle y sus hermanos han hecho posible estos 300 años de historia. Han permitido que Dios toque sus corazones, al unísono con los de los niños y los jóvenes pobres. “Tocar los corazones” de las personas es tanto un don como un arte. No es un amor abstracto sino un compromiso concreto expresado en palabras, gestos, actitudes y acciones: acoger a los alumnos, prestarles atención, valorar sus esfuerzos, alentar y apoyar el proceso de crecimiento, corregir sus errores. ¿Estamos dispuestos a hacer todo esto?

Toda la vida de San Juan Bautista de La Salle estuvo orientada hacia Dios, a amarlo a él y a los demás. ¿Estamos haciendo lo mismo? ¿Cómo y cuándo?

Por la espiritualidad lasaliana, sabemos que siempre debemos avanzar si queremos alcanzar nuestra meta. La experiencia nos dice que estamos satisfechos cuando respondemos a la llamada de Dios. Él continúa llamándonos, cuidándonos, pidiéndonos un compromiso sincero y transformador que pueda apasionar nuestros corazones.

¿Cómo nos está interpelando Dios en este momento de nuestras vidas? Les invitamos a leer la Reflexión Lasaliana nº 4, que pueden encontrar en cuatro idiomas en el sitio de lasalle.org (https://goo.gl/BsVdBa)

 

El trabajo de los ojos está hecho.
Id ahora y haced el trabajo de corazón “[1].

 

 

 


[1] Rainer Maria Rilke, Turning-point: Miscellaneous Poems. Anvil Press Poetry, London, 2003.

This post is also available in: en fr it

Share This Post