Declaración final AMEL 2018

Declaración final AMEL 2018

Mensaje para los lasalianos y lasalianas que forman parte de la RELEM,
Hermanos y seglares

 

Declaración final

Primera Asamblea de la MEL de la RELEM

Desde Roma os enviamos un saludo fraternal los 70 lasalianos que nos hemos reunido en la Casa Generalizia para celebrar la I Asamblea de la Misión Educativa Lasaliana de nuestra región RELEM.

Durante estos días, hemos sido convocados por el reto de avanzar juntos en el descubrimiento de cómo mantener y potenciar la Misión y la Vocación lasalianas en nuestra región. Constatamos que compartimos ilusiones, dificultades, retos, visión de un futuro común. La diversidad que aflora la descubrimos como una riqueza y una oportunidad que debemos ser capaces de aprovechar para enriquecernos mutuamente.

Es responsabilidad de todos contribuir al dinamismo de la red lasaliana para permitir que todas las instituciones de la RELEM vivan el espíritu de Juan Bautista de La Salle. Hemos reconocido la pertinencia estratégica de los tres temas de estudio de la Asamblea: la necesidad de consolidar la identidad de nuestras obras educativas y de cada uno de sus miembros, la urgencia de ofrecernos itinerarios formativos que favorezcan la adquisición o el desarrollo de dicha identidad y la disponibilidad de dinamismos/estructuras que faciliten la animación y desarrollo de la Misión Lasaliana.

Confiamos en vosotros, educadores, como protagonistas del proyecto lasaliano en cada una de nuestras obras educativas. Nos sentimos urgidos a ofreceros procesos de crecimiento personal para disfrutar de comunidades educativas que conocen y asumen la identidad lasaliana y se comprometen con ella.

Creemos en vosotros, jóvenes, como permanente estímulo para actualizar nuestra mirada sobre la realidad y, desde ella, ofrecer las mejores respuestas a vuestras inquietudes. Queremos ofreceros los itinerarios más adecuados para vuestro desarrollo como personas en un mundo en permanente evolución. Identificamos el Sínodo de los jóvenes, actualmente en marcha, como una oportunidad para reforzar nuestro compromiso junto a vosotros.

Os agradecemos a vosotras, familias, la confianza en nuestra Institución al elegir alguna de nuestras obras educativas para que colaboremos con vosotros en la apasionante aventura de la educación de vuestros hijos e hijas.

Seguimos sintiéndonos hermanos con los Hermanos de La Salle, desde los diferentes modos de presencia en nuestra Región. Descubrimos con gozo en vuestras vidas la fidelidad al sueño de Juan Bautista de La Salle: ser constructores del Reino de Dios, en comunidad, desde la educación de los niños y jóvenes.

Invitamos a todos a seguir siendo especialmente sensibles, desde la reflexión y sobre todo desde la acción, al descubrimiento de quiénes son los pobres y vulnerables en la Europa y el Mediterráneo hoy. Como herederos de la visión y de la obra de La Salle, debemos continuar ofreciendo una educación humana y espiritual que proporcione dignidad y salvación a los más necesitados, como los migrantes que llaman a las puertas de nuestras sociedades.

Como Juan Bautista de La Salle, los primeros Hermanos y todos los lasalianos que han recreado su memoria en estos 300 años, nos sentimos parte de nuestra sociedad y de nuestra historia. Como ellos, descubrimos lo positivo que el momento presente nos ofrece y nos sentimos implicados en la construcción del futuro, en favor de la humanidad desde nuestra visión del hombre, de la vida y del mundo.

UN CORAZÓN que late con el pulso del mundo, UN COMPROMISO con la Iglesia, con los jóvenes y con los vulnerables, UNA VIDA que se comparte en cada una de nuestras comunidades religiosas y educativas.

Viva Jesús en nuestros corazones.

Roma 19 de octubre de 2018


Declaración final-ES

Déclaration finale-FR

Final declaration – EN


This post is also available in: en fr it

Share This Post