Más allá de la triple frontera

Más allá de la triple frontera

La comunidad de Tabatinga en la frontera Brasil – Colombia – Perú

Con nuestra llegada a esta zona amazónica ya iniciábamos el proceso de conocer el contexto y descubrir la frescura de lo novedoso que aún se nos presenta en diferentes maneras. Llevamos casi 9 meses haciendo parte del trabajo pastoral de la Diócesis del Alto Solimões y a la vez, realizando discernimiento sobre el futuro de nuestra misión como Lasallistas fuera de lo tradicional (escuela) o de lo ya establecido (no existe una obra lasallista en esta zona).

En los siguientes artículos, llamados por ahora ‘INFORMACIÓN’, van a encontrar cómo se estructura nuestra comunidad, a qué está siendo llamada, los desafíos o retos que debe superar y aspectos que desde nuestra cultura – formación captan la atención para poder comprender la realidad y hasta sentirnos parte de este pueblo que nos acoge con gratitud. Es una manera de ir haciendo resumen de las cosas que vamos realizando y de mostrar los pasos dados para alcanzar el objetivo de este año: contextualizarnos y crear nuestro proyecto de misión.

Es necesario aclarar que no proyectábamos tener en este primer año una manera de dar a conocer lo que va aconteciendo en la comunidad, pues no hay acciones definidas y en el camino es donde hemos ido abriendo paso para dejarnos interpelar por tanta diversidad, necesidades profundas, culturas y estructuras de vida distintas a las nuestras… Ha sido un recorrido de ir un poco en aventura e incertidumbre, pero reconociendo que Dios siempre está con nosotros y nos sigue animando a descubrir su llamado en este nuevo proceso de “ir más allá de las fronteras”, sobre todo de aquella frontera personal que es necesaria traspasar y así, dejarnos impulsar a la mayor creatividad y significatividad con nuestra presencia entre los indígenas, campesinos y ribereños.

Sabemos que nuestro servicio no se enfoca en el ser protagonistas de una experiencia evangélica. Es junto a muchas personas que vamos haciendo camino y el ser acompañantes-acompañados nos llevará a sentirnos mensajeros de un Dios que es hermano. Por ahora, seguimos valorando la exigencia que nos hace el obispo de esta diócesis, Adolfo Zon: tener paciencia, más paciencia y mucha paciencia.

Información1

Información 2

Información 3

Hno. Jhonmar Sánchez

Colegio La Salle Tienda Honda
Caracas, Venezuela

Share This Post